Saltar al contenido
Educaciónsexual.org

Clamidia

infecciones-clamidia

¿Qué es la Clamidia?

La Clamidia es una infección de transmisión sexual causada por una bacteria denominada Chlamydia trachomatis que se propaga en relaciones sexuales orales, vaginales y anales sin protección de barrera.

En las personas con pene, la bacteria habita en el semen y en el líquido pre eyaculatorio y en el caso de las personas con vulva en las secreciones vaginales.

Esta bacteria puede infectar diferentes partes del cuerpo como los ojos, la garganta, el ano, la vagina, el cuello uterino, el pene y la uretra.

¿Cómo se contagia la Clamidia?

Una persona puede contagiarse al tener relaciones sexuales orales, vaginales o anales con una persona infectada.

También es posible el contagio por medio del tacto en los ojos, aunque es muy poco frecuente.

Por último, es posible el contagio a un bebe durante el parto si la madre posee la infección.

¿Cuáles son los síntomas de la Clamidia?

La Clamidia es una infección de transmisión sexual considerada silenciosa ya que generalmente no presenta síntomas y muchas veces esas manifestaciones son tan leves que se confunden con otras enfermedades.

Es por este motivo que la Clamidia es una infección muy común y frecuente pero de no ser tratada puede ocasionar infecciones graves, incluso infertilidad.

En el caso de las personas con pene los síntomas pueden ser dolor o ardor al orinar o durante las relaciones sexuales, secreciones acuosas o pus en el pene y sensibilidad o inflamación en uno o ambos testículos.

En el caso de las personas con vulva la Clamidia puede ocasionar dolor en el bajo vientre, fuerte olor o flujo vaginal anormal y sangrado entre los periodos menstruales.

La Clamidia también puede provocar artritis reactiva, picazón o secreciones en los ojos, fuertes dolencias en la garganta y dolor o sangrado del ano.

¿Cómo se previene la Clamidia?

La única manera 100% efectiva es no tener relaciones sexuales anales, vaginales y orales.

La Organización Mundial de la Salud recomienda un estudio anual para evitar que la infección se propague y sortear sus graves consecuencias.

¿Cómo se diagnostica la Clamidia?

La Clamidia puede detectarse con un análisis de orina realizado en un laboratorio especializado.

En el caso de las personas con vulva, se la puede descubrir por medio de un hisopado en el flujo del cuello uterino y en el caso de las personas con pene, con un hisopado en la uretra.

Por último, también es posible detectar la infección por medio de un hisopado en el ano.

¿Cuál es el tratamiento para la Clamidia?

Esta infección se trata efectivamente con antibióticos recetados por un médico y se cura en dos semanas aproximadamente, aunque el tiempo de tratamiento puede variar según cada persona.

Durante este período es importante no mantener relaciones sexuales para evitar el contagio y propagación y, por otro lado, es fundamental que la pareja o parejas sexuales también reciban el antibiótico aunque no tengan ningún síntoma.