Saltar al contenido
Educaciónsexual.org

Zonas erógenas

Persona mordiendo una zona erógena

¿Qué son las zonas erógenas?

Las zonas erógena son partes del cuerpo humano que producen excitación sexual cuando son estimuladas de alguna manera en prácticas sexuales.

Si bien todas las partes del cuerpo pueden llegar a resultar zonas erógenas, esto depende de cada persona, de sus propios gustos y de la estimulación dada a través del tiempo.

En principio las zonas erógenas tradicionales son aquellas que más terminaciones nerviosas o mayor sensibilidad poseen, como por ejemplo los genitales.

Por ejemplo el pene cuenta con aproximadamente 4.000 terminaciones nerviosas, mientras que el clítoris supera las 8.000.

Existen múltiples manera de estimular una zona erógena ya que esto depende mucho de cada persona, sin embargo hay ciertas maneras que se imponen como habituales: besos, caricias, roce, frotación entre otras.

Hay que decir también que generalmente la estimulación de una zona erógena suele ir acompañada de otros estímulos que acompañan y complementan el proceso de excitación sexual: en este caso nos referimos a estímulos auditivos como la respiración propia o de otra persona o palabras que alguien puede decir mientras experimenta o brinda placer.

Por otro lado, otros estímulos que complementan la excitación de una zona erógena pueden ser olfativos: un perfume, el aroma de la piel de otra persona, etc.

Para que una parte del cuerpo se considere erógena es fundamental que se experimente placer en conjunto con la estimulación.

Los puntos clave según la ciencia

En un estudio neurocientífico sobre la sobre sexualidad se establecen los principales puntos de estimulación evaluándolos de 1 a 10.

En las personas con vulva

  • El clítoris (9,1/10)
  • La vagina (8,4/10)
  • Los labios (7,9/10)
  • El cuello (7,5/10)
  • Los pechos (7,3/10)
  • Los pezones (7,3/10)
  • La parte interna de los muslos (6,7/10)
  • La nuca (6,2/10)
  • Las orejas (5/10)
  • La cola (4,7/10)

En las personas con pene

  • El pene (9/10)
  • Los labios (7/10)
  • Los testículos (6,5/10)
  • La parte interna de los muslos (5,8/10)
  • El cuello (5,6/10)
  • Los pezones (4,8/10)
  • El perineo (4,8/10)
  • La nuca (4,5/10)
  • Las orejas (4,3/10)

Es importante destacar que cada zona erógena contribuye a la excitación sexual de las personas y son claves a la hora de alcanzar un orgasmo.